¡NOS TRASLADAMOS! A PARTIR DEL 28 DE AGOSTO NOS VEMOS EN Av. SANTA COLOMA 27

Injerto de encía: ¿Cuándo se realiza?

En el ámbito de la odontología, el injerto de encía se ha convertido en una técnica fundamental para restaurar la salud y la estética bucal. Es realizada por especialistas en periodoncia, quienes buscan corregir problemas como la recesión gingival o la pérdida de tejido blando.

Desde Sonría Clínica Dental en Santa Coloma, expertos en periodoncia, explicaremos cuándo se realiza y por qué, cómo se lleva a cabo y sus beneficios.

¿Qué es un injerto de encía?

Se trata de un procedimiento quirúrgico en el que se toma tejido de una parte de la boca del paciente (generalmente del paladar) y se trasplanta a la encía que requiere tratamiento. Este tejido puede ser utilizado para aumentar el grosor de la encía, cubrir las raíces expuestas de los dientes o corregir irregularidades en la línea de la encía.

¿Cuándo se realiza un injerto de encía y por qué?

Este procedimiento se realiza principalmente en pacientes que presentan recesión gingival, es decir, cuando la encía se retrae y deja al descubierto la raíz de los dientes. La recesión gingival puede ser causada por varios factores, como la enfermedad periodontal, el cepillado dental demasiado vigoroso, la genética o el desgaste del tejido con la edad.

La recesión gingival no solo puede afectar la estética de la sonrisa, sino que también puede provocar sensibilidad dental, aumentar el riesgo de caries y pérdida de hueso alrededor de los dientes, e incluso causar la pérdida de los dientes afectados si no se trata adecuadamente. Por lo tanto, es una técnica crucial para corregir estos problemas y restaurar la salud bucal del paciente.

¿Cómo se lleva a cabo el injerto de encía?

El procedimiento comienza con la administración de anestesia local para adormecer tanto el área donante como la receptora. Luego, se toma una pequeña porción de tejido de la parte superior de la boca del paciente, generalmente del paladar, donde el tejido es similar al de la encía. Este tejido se coloca luego en el área donde se necesita y se fija en su lugar con suturas.

Existen diferentes técnicas para realizarlo, incluyendo la técnica de injerto libre, la técnica de injerto conectivo y la técnica de injerto pediculado, cada una de las cuales se selecciona según las necesidades específicas del paciente y la gravedad de la recesión gingival.

Después del procedimiento, es fundamental seguir las indicaciones del periodontista para el cuidado postoperatorio, que puede incluir el uso de analgésicos, enjuagues bucales especiales y evitar ciertos alimentos o actividades que puedan comprometer la cicatrización.

Beneficios del injerto de encía

Sus beneficios son numerosos y significativos. En primer lugar, ayuda a restaurar la estética de la sonrisa al cubrir las raíces expuestas de los dientes y corregir las irregularidades en la línea de la encía. Esto puede mejorar la confianza y la autoestima del paciente, permitiéndole sonreír sin preocupaciones.

Además, puede reducir la sensibilidad dental al proteger las raíces expuestas de los dientes. También puede disminuir el riesgo de caries y pérdida de hueso alrededor de los dientes, lo que contribuye a la salud a largo plazo de la boca.

En resumen, el injerto de encía es una técnica importante en la odontología que ofrece beneficios estéticos y funcionales relevantes para los pacientes que sufren de recesión gingival. Al corregir este problema y restaurar la salud bucal, puede tener un impacto positivo en la calidad de vida de quienes se someten a este procedimiento.

En Sonría Clínica Dental somos expertos en salud bucodental. Si deseas más información o quieres consultarnos tu caso, no dudes ponerte en contacto con nosotros.

Dr. José Mª de Febrer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *