Tengo el esmalte débil o de mala calidad, es una frase muy frecuente de explicar en la consulta del dentista. En algunos casos es completamente cierto, pues aparece este tipo de diagnóstico de forma innata.

Hay pacientes que tienen los dientes más amarillos de lo normal o incluso llegan a tener manchas marrones en los dientes. Estos se debe a una alteración que se denomina amelogénesis imperfecta y se debe a un mal funcionamiento de las proteínas del esmalte.

Los genes encargados de mandar las instrucciones para que se formen las proteínas del esmalte a veces sufren una alteración o lo que se conoce como una mutación y hacen que el esmalte no se forme con la consistencia que tendría que tener para proteger al diente.

¿Qué consecuencias tiene sufrir amelogénesis imperfecta?

Este tipo de patología, suele ser más común de lo que nos pensamos, pues heredamos muchas cosas de nuestro padres (y familiares) que no sabemos que pueden ser, y en la salud bucal también pasa.

Y es que la amelogénesis imperfecta surge en el desarrollo de la estructura dentaria de las personas, en las que ésta suele ser muy delgada, y frágil, provocando problemas graves con el paso de los años.

No obstante, existen otro tipo de razones para este tratamiento, o cuestiones que suelen aparecer, que son los siguientes:

Dientes amarillos o marrones

Se sufre continuamente de caries y a veces aunque se realicen empastes estos se caen por la mala calidad del esmalte.

Sensibilidad de los dientes que padecen esta alteración

Este causa infinidad de molestias y malestares corporales y bucales. Lo contamos más adelante.

¿Se padece en todos los dientes?

No. Se puede padecer en todos los dientes porque es una alteración genética o en un sólo diente.

¿Es hereditaria?

Sí. Si los padres lo tienen en su información genética esta mutación pueden traspasarla a los hijos igual que el color de los ojos.

¿Hay tratamiento?

Siempre va a depender de la zona afectada en un diente.

Puede presentarse como una pequeña mancha en un diente con lo que la posibilidad de tratarlo con éxito con un empaste o funda sea más probable que si la amelogénesis afecta a gran parte del diente. En este caso cuando el diente fracase se realiza la extracción y se sustituye con un implante.

No hay un tratamiento específico para esta alteración o que se pueda decir que funcione en el 100% de los casos.

 

¿Por qué aparece una sensibilidad dental?

Como bien se ha mencionado, hay diferentes tipo de razones por los que sufrir la sensibilidad dental, pero hay varios que tienen puntos en común entre muchas de las personas a las que les pasa.

  • Por abrasión: o lo que es lo mismo y más fácil de entender por pérdida de esmalte. La causa más común que produce la pérdida de esmalte es un cepillado de los dientes con demasiada fuerza.  Cepillarse con excesiva fuerza no quiere decir que lo estamos haciendo bien. Un cepillado incorrecto puede ocasionar una retracción de las encías dejando el cuello cervical expuesto.
  • Por bruxismo. Ya hemos comentado varias veces que es el bruxismo; es el acto de apretar los dientes de manera involuntaria. Este roce continuo de diente contra diente a la larga hace  que los dientes se vayan quedando pequeñitos y la dentina expuesta.
  • Por erosión.  La erosión de los dientes puede venir producida por múltiples factores:
    • Acidez estomacal
    • Medicamentos
    • Productos para blanquear los dientes
    • Alimentos demasiados ácidos
    • La sensibilidad dental es muy molesta pero suele ser puntual y en todos los casos tiene tratamiento.

A veces con la ayuda de pastas dentales especializadas puede desaparecer y en otras tendremos que acudir a nuestro dentista que tras averiguar la causa de tan desagradable molestia podrá darnos una solución.

 

Para más información puedes visitarnos en sonriaclinicadental.com, contactarnos en nuestro formulario o llamar al 93666969.