La férula dental es una pieza odontológica hecha a medida que se utiliza como tratamiento para corregir diferentes patologías, especialmente el bruxismo, y que en función de las características que presente cada paciente, puede ir situada en la arcada superior o inferior.  Dependiendo de la finalidad y de la enfermedad o hábito que se pretenda corregir, existen diferentes modelos. Dado que es importante conocer las diferentes tipologías para poder utilizar la más apropiada en cada caso, explicamos las principales en este artículo.

¿Qué tipos de férulas dentales existen?

La férula dental ayuda a corregir diferentes tipos de problemas, y en función de cuáles sean estos, nos encontramos con los siguientes tipos:

1.-Férula de descarga u oclusal

Es la más utilizada, ya que es el tratamiento más indicado para corregir los problemas de bruxismo. La función de la férula dental  de descarga es evitar el rozamiento entre la mordida de los dientes inferiores y superiores y evitar el desgaste dental, así como otras molestias. Casi el 20% de la población aprieta y rechina los dientes, muchos de forma inconsciente, lo que provoca dolores de cabeza y musculares, tanto en la mandíbula, como en el cuello o en el oído.

Las férulas de descarga se utilizan principalmente para los casos de bruxismo nocturno; pese a ello, su uso diurno también está indicado para tratar situaciones de ansiedad y estrés.  Estas férulas son gruesas y rígidas para resistir el desgaste, por lo que se fabrican en función de la mandíbula del paciente, de forma personalizada.

2.-Férula de ortodoncia invisible

Ayuda a colocar los dientes en su posición correcta y posibilita el desplazamiento de las piezas dentales sin necesidad de recurrir a aparatos fijos convencionales.

3.-Férula de mantenimiento de ortodoncia

Las férulas de retención se utilizan cuando termina el tratamiento de ortodoncia con el fin de garantizar la estabilización de los dientes y evitar su desplazamiento. Por esa razón, estas férulas son rígidas y hechas a medida.

4.- Férula de periodoncia

Una vez finalizado el tratamiento de periodoncia y subsanadas las enfermedades en las encías, se aplican estas férulas para evitar el movimiento de los dientes.

5.- Férula de blanqueamiento dental

Sobre estas férulas, utilizadas como tratamiento de estética dental, se aplica un agente blanqueador que permite su uso ambulatorio. Son flexibles y de poco grosor, pero para que puedan adaptarse con corrección, también se realizan a medida.

6.-Férula deportiva

Es indicada como protector dental a la hora de practicar deportes de impacto, como el boxeo, el hockey o el rugby. Son de materiales flexibles, tipo silicona, que absorben y evitan los golpes que puedan dañar o romper las piezas dentales.

¿Qué debo saber sobre el uso de férulas dentales?

Sobre su uso:

Es probable que al principio, y pese a estar hechas a medida, las férulas (especialmente las rígidas) provoquen ciertas molestias. Se recomienda comenzar con su uso durante una o dos horas al día durante la primera semana, antes de pasar a utilizarla durante toda la noche, como es el caso de las férulas de descarga. Es importante remarcar que para que una férula dental cumpla con su función, es importante mantener la constancia de su uso.

Sobre su higiene:

En cualquier caso, sea cuál sea el tipo de férula que utilicemos, debemos cumplir escrupulosamente con su higiene. Aunque las férulas están fabricadas con resinas totalmente inocuas para el organismo, la boca está llena de bacterias y cuantas más medidas llevemos a cabo por mantenerla sana, más probabilidades tendemos que evitar la proliferación de infecciones.

Por ello, debemos limpiar la férula después de cada uso y aclararla correctamente antes de dejarla secar. Existen producto específicos para realizar esta tarea, similares a los utilizados para limpiar las prótesis dentales.

Sobre su durabilidad:

La durabilidad de una férula dental dependerá de cada paciente, ya que no todos los pacientes necesitan su uso con la misma urgencia, por lo que no todas están sometidas al mismo desgaste. En cualquier caso, te recomendamos que acudas con la férula dental a las revisiones con tu dentista para que, como profesional, pueda valorar el estado en el que se encuentra y verificar que puede seguir cumpliendo con su función.