El tratamiento más solicitado en la clínica es la higiene dental.

Pero realmente sabemos por qué es importante realizarse higienes dentales al menos una vez al año en el dentista?

Con la higiene dental o tractectomía lo que hacemos es retirar los depósitos de sales de calcio y fósforo que se pega a nuestros dientes.

Las zonas donde más se deposita el sarro es en los dientes inferiores y premolares superiores.

Consecuentemente es en estas zonas donde debemos insistir más cuando nos lavamos los dientes.

Pero, ¿por qué es un problema el acumulo de sarro?

A parte de ser un problema estético que es lo que se ve a primera vista, el acumulo de sarro provoca inflamación de las encías, sangrado, mal aliento y pérdida de piezas dentales.

Hay ciertos hábitos que facilitan que se acumule más sarro de lo normal:

La falta de limpieza diaria.
No utilizar el hilo dental.
Las bebidas alcohólicas o con gas.
El café.
Y el uso de determinados medicamentos.

Pero el acúmulo de sarro es fácil de prevenir; hay que usar una buena técnica de cepillado, el hilo dental y acudir al menos una vez al año al dentista para hacer la higiene dental.

Consejos muy sencillos que la mayoría de la población no realiza.

En España está estimado que un 80 % de la población no se hace la higiene anualmente en su dentista.

Uno de los proyectos en Sonría es educar a los más pequeños y a los mayores también en el hábito de cuidarse sus propios dientes y en perder el miedo al dentista.

Dos factores muy importantes por los que los adultos no acuden al dentista hasta que tienen un problema.

Así que si en tu próxima visita te pedimos que vengas con tu cepillo de dientes habitual y tú hilo dental no te sorprendas. Sólo queremos enseñarte unas técnicas de cepillado personalizadas.