Cuando en una revisión dental detectamos problemas en las encías solicitamos una consulta con nuestro periodoncista.

El periodoncista es un dentista especializado en las enfermedades de las encías.

Es decir, después de realizar sus estudios en odontología  ha continuado estudiando para perfeccionarse en el tratamiento de las encías.

Nuestro periodoncista realiza una primera visita en la que realiza un periodontograma  del paciente para evaluar en qué estado se encuentra su enfermedad y que pasos son necesarios para poder acabar con éxito el tratamiento.

El periodontograma consta de las siguientes mediciones:

Radiografías para medir la pérdida ósea.

Medidas de sangrado y supuración.

Sondaje de la profundidad de las bolsas.

Movilidad de los dientes.

Si hay furcas expuestas.

Una vez se ha hecho el periodontograma se inicia el tratamiento que consta de varias fases dependiendo de lo avanzada que esté la enfermedad:

FASES DEL TRATAMIENTO PERIODONTAL

2-4 sesiones de raspado radicular.

Gingivectomía.

Injerto de tejido conectivo.

Injerto periodontal

Ferulización dental si fuera necesario, en caso de movilidad importante de los dientes.

Ajuste oclusal.

 

Cuando el paciente acaba el tratamiento  deberá ir haciendo revisiones cada 6 meses e incorporar a sus hábitos una serie de técnicas de higiene dental que le habrá explicado su doctor.

Mantener las encías sanas tras haber pasado por una enfermedad periodontal requiere de mucha voluntad y constancia. Por eso el paciente periodontal es un paciente difícil. Es trabajo de su periodoncista el hacerle entender que sólo con su colaboración mantendrá las encías sanas.

A menudo, cuando la enfermedad periodontal está controlada se le anima al paciente a reponer las piezas que haya podido perder o realizar estética dental para disimular las secuelas que quedan en las encías tras haber estado enfermas.

Este tipo de tratamientos animaran al paciente a cuidarse su salud dental al encontrar una mejoría visible. Porque una de las dificultades que nos encontramos con los pacientes que sufren de las encías y es que parece que el cuidarse cada día no tenga ningún beneficio.  Pero a la mínima que descuiden sus cuidados la enfermedad periodontal reaparecerá.