Tengo el esmalte débil o de mala calidad, es una frase muy frecuente de explicar en la consulta del dentista.
En algunos casos es completamente cierto.

Hay pacientes que tienen los dientes más amarillos de lo normal o incluso llegan a tener manchas marrones en los dientes. Estos se debe a una alteración que se denomina amelogénesis imperfecta y se debe a un mal funcionamiento de las proteínas del esmalte.

Los genes encargados de mandar las instrucciones para que se formen las proteínas del esmalte a veces sufren una alteración o lo que se conoce como una mutación y hacen que el esmalte no se forme con la consistencia que tendría que tener para proteger al diente.

¿Qué consecuencias tiene sufrir amelogénesis imperfecta?

Dientes amarillos o marrones.

Se sufre continuamente de caries y a veces aunque se realicen empastes estos se caen por la mala calidad del esmalte.

Sensibilidad de los dientes que padecen esta alteración.

¿Se padece en todos los dientes?

No. Se puede padecer en todos los dientes porque es una alteración genética o en un sólo diente.

¿Es hereditaria?

Sí. Si los padres lo tienen en su información genética esta mutación pueden traspasarla a los hijos igual que el color de los ojos.

¿Hay tratamiento?

Siempre va a depender de la zona afectada en un diente.

Puede presentarse como una pequeña mancha en un diente con lo que la posibilidad de tratarlo con éxito con un empaste o funda sea más probable que si la amelogénesis afecta a gran parte del diente. En este caso cuando el diente fracase se realiza la extracción y se sustituye con un implante.

No hay un tratamiento específico para esta alteración o que se pueda decir que funcione en el 100% de los casos.