Especialistas en retratamientos

Odontología Premium

Un retratamiento dental es repetir un trabajo que ya ha sido realizado por otro odontólogo con anterioridad.

A menudo el paciente se lanza al mercado de clínicas dentales buscando una solución económica para su problema sin percatarse que en muchas ocasiones pagar un menor precio implica no obtener el resultado deseado, en el mejor de los casos, o acabar incluso con un problema mayor que inicial.

No es casualidad que en los últimos años los retratamientos se hayan incrementado casi en 40% y en todas las áreas odontológicas.

Para evitar tener que pasar por un retratamiento te aconsejamos seguir las siguientes pautas a la hora de escoger la clínica dental:

  1. Trato amable, transparencia y claridad: Un buen centro debe ofrecerte un trato amable antes, durante y después del tratamiento. Y no solo el dentista que te trate sino todo su equipo. De igual modo es muy importante que te expliquen el plan de tratamiento a realizar de una forma clara y respondan con total transparencia a tus dudas durante la primera visita y durante el tratamiento.
  2. Equipo colegiado: Aunque parezca algo evidente por desgracia a menudo no lo es y aún existen centros donde los doctores no tienen la titulación reglada o no se encuentran colegiados según establece la ley. De igual modo los trabajos de auxiliar e higienista se vienen realizando por personas sin titulación en algunos centros.
     No tengas ningún reparo en preguntar por las acreditaciones del doctor y personal médico que te vaya a atender.
  3. Formación específica en cada área y experiencia demostrada: Un dentista general debe haber completado con éxito cinco años de la formación para obtener la Licenciatura en Odontología. Pero los tratamientos dentales son amplios y a menudo se requiere una formación específica en cada área que demostrará que el doctor está preparado y no solamente titulado para realizar un tratamiento concreto. Es decir, cualquier odontólogo puede legalmente colocar un implante o una ortodoncia pero a menudo no están preparados para hacerlo con todas las garantías si no han realizado el máster o postgrado correspondiente a esta especialidad. Por ello es importante que te informes sobre la trayectoria académica y la experiencia profesional del doctor. Eso minimizará los riesgos de caer en manos de personal no experto. En Sonría trabaja un equipo de profesionales acreditados en cada área y con amplia experiencia demostrada.
  4. Pregunta a familiares y conocidos: Si mucha gente habla bien del trabajo de un dentista, por algo será. Igual que si mucha gente habla mal. Evita a los últimos y escoge a los primeros, a los más recomendados.
  5. Desconfía de tratamientos dentales de saldo y oferta: Debes saber que jamás un tratamiento “lowcost” será de igual calidad a un tratamiento con un precio justo. Cada vez hay más clínicas donde su única estrategia para competir se basa en el precio algo que está aumentando los malos resultados. Piensa que lo que está en juego es tu salud.
  6. Rotación de profesionales: Si cuando vamos a la pescadería, a la peluquería o a la panadería nos gusta siempre encontrarnos al mismo profesional que ya conoce nuestros gustos y necesidades y que nos saluda por nuestro nombre ¿por qué no vamos a pedir lo mismo de nuestro dentista? A menudo en grandes cadenas y franquicias la rotación de personal es alta, (debido mayoritariamente a la poca consideración con el que tratan al personal o profesional) algo que no nos hace sentir a gusto y lo que es mucho peor, que influye negativamente sobre nuestro tratamiento. No todos los profesionales pueden tener un mismo criterio sobre un caso y no es agradable encontrarse con un paciente que está a mitad de tratamiento y tener que seguir con el caso sin conocerlo desde el inicio. Eso se traduce en que un tratamiento no sea finalizado con éxito. Busca una clínica donde haya un equipo estable y te ofrezcan la garantía de que el profesional estará allí si algo no va bien. Te ahorrarás muchos problemas.
  7. Instalaciones y materiales: la clínica debe estar bien organizada, ordenada y limpia. Y utilizar unos buenos materiales para que el resultado final sea satisfactorio. Si el profesional no cuenta con los medios y el material necesario será una difícil tarea el poder realizar tratamientos de calidad.

Si no tomaste estas precauciones al elegir la clínica donde te realizaste el tratamiento, el resultado no ha sido el esperado y no te ofrecen soluciones, no te conformes y ven a vernos.

Te asesoraremos sobre tu caso concreto, el porqué del fracaso de tu tratamiento, qué podemos ofrecerte para mejorarlo o sustituirlo, y cómo va a ser el resultado final.