Tener mal aliento causa vergüenza e inseguridad. Puede desaparecer, pero para ello es importante buscar las causas.
Las causas pueden ser múltiples, desde escasa higiene bucal, problemas de estómago hasta enfermedades graves como el cáncer. Por eso siempre es importante consultar al dentista.

El mal olor de la boca se produce generalmente por descomposición bacteriana de los restos de alimentos que hay entre los dientes, lengua o dentaduras. Esto lo podemos evitar de varias maneras:

. Cepillarse bien los dientes después de las comidas. Aunque a veces comemos fuera de casa y esto no lo podemos hacer así una buena manera de liberar los restos de comida atrapados es masticando chicle sin azúcar.

. Usar el hilo dental por lo menos una vez al día.

. Limpiar la lengua con un raspador lingual o con el mismo cepillo.

. Beber agua. Tener la boca seca también produce mal aliento.

. Limpiar a diario las dentaduras postizas ya que estas también albergan restos de comida.

. Evitar alimentos como la cebolla, el ajo el café y el alcohol.

Si a pesar de seguir estos consejos sigue permaneciendo un mal aliento es importante acudir al dentista ya que podría deberse a alguna enfermedad de las encías, garganta o estómago.