Cuánto sufre el cuerpo de una mujer a lo largo de su vida?

Las subidas y bajadas de hormonas que fluctúan a lo largo de su vida es vertiginoso.

Pero hay dos etapas muy marcadas en el ciclo de la vida de una mujer que alteran el estado de la salud de la boca: el embarazo y la menopausia.

Sobre el embarazo hay mucha información y enseguida los médicos recuerdan a las embarazadas que deben acudir al dentista para ver el estado de la boca y vemos hasta normal que se inflamen las encías y sangren durante el embarazo. Por cierto; mal hecho, de normal no tiene nada. Pero bueno, no es lo que vamos a tratar hoy.

Qué pasa con la menopausia?

Sabemos que dan sofocos y es inevitable recordar con esta palabra a nuestra madre dando bandazos con el abanico a diestro y siniestro.

Pero qué pasa en la boca de la mujer durante éste periodo?

Al igual que durante el embarazo hay un gran cambio en el organismo. Las culpables: las hormonas, en la menopausia pasa lo mismo. Los niveles de estrógenos y progesterona cambian.

Este cambio hormonal tiene serias consecuencias en la boca:

Se produce un aumento de sequedad de boca

Sensación de ardor

Sangrado e inflamación de las encías

Pérdida ósea; al disminuir el nivel de estrógenos los huesos en general se vuelven más débiles y quebradizos incluidos los de las mandíbulas

Movilidad de los dientes; es más fácil perder un diente durante esta etapa porque se juntan varios factores nocivos para la boca ( inflamación de encías y pérdida ósea)

Mal aliento

Retracción de encías. Parece que los dientes crecen pero en verdad es que perdemos encías.

Aumentan las posibilidades de tener caries.

Qué hay que hacer ante éste panorama?

Pues ante los síntomas de menopausia que pueden empezar a aparecer hacia los 45 -50 años lo más importante es estar bien informada.

Lo primero pedir ayuda a tu dentista habitual que es quien mejor conoce tu boca y sabrá evaluar el mínimo cambio.

Lo segundo es ser más meticulosa con la higiene dental y no olvidar el hilo dental que será siempre el mejor aliado junto con tu dentista.

Lo tercero; quizás si antes hacías una revisión anual al dentista a partir de ahora debas plantearte ir dos veces al año hasta que se haya pasado el periodo de la menopausia y las hormonas se estabilicen.

Es una etapa más de la vida. Lo importante es tener una buena información y saber cómo afrontarla para salir victoriosa.