En esta época del año en que el calor pega fuerte apetece consumir bebidas fresquitas o helados. Pero a veces, esto que debería ser algo placentero se convierte en un verdadero horror debido a la desagradable sensación que se produce en los dientes.

Esta punzada breve pero aguda que se siente en los dientes se conoce como sensibilidad dental.

¿Por qué aparece una sensibilidad dental?

 

Por abrasión: o lo que es lo mismo y más fácil de entender por pérdida de esmalte.

La causa más común que produce la pérdida de esmalte es un cepillado de los dientes con demasiada fuerza.  Cepillarse con excesiva fuerza no quiere decir que lo estamos haciendo bien.

Un cepillado incorrecto puede ocasionar una retracción de las encías dejando el cuello cervical expuesto.

 

Por bruxismo. Ya hemos comentado varias veces que es el bruxismo; es el acto de apretar los dientes de manera involuntaria. Este roce continuo de diente contra diente a la larga hace  que los dientes se vayan quedando pequeñitos y la dentina expuesta.

 

Por erosión.  La erosión de los dientes puede venir producida por múltiples factores:

Acidez estomacal

Medicamentos

Productos para blanquear los dientes

Alimentos demasiados ácidos

La sensibilidad dental es muy molesta pero suele ser puntual y en todos los casos tiene tratamiento.

A veces con la ayuda de pastas dentales especializadas puede desaparecer y en otras tendremos que acudir a nuestro dentista que tras averiguar la causa de tan desagradable molestia podrá darnos una solución.